Un cuento para mirar desde dentro

Un cuento para mirar desde dentro

 La niña que quería estudiar la luz

 

Esta es la historia de una niña que conforme va creciendo observa cómo ha ido viviendo de ilusiones y fantasías que se han ido desvaneciendo.

La hicieron creer en personajes inexistentes y figuras inalcanzables y cuando al crecer quiso seguir creyendo en ellos, comenzaron a decirle que no nada de aquello era real y que volviera a posar sus piececitos de hada en la tierra.

Siendo adolescente se negaba a ver la realidad porque le parecían muchas más bellas aquellas historias con las que creció. La reconfortaban y la hacían creer en un mundo donde el bien siempre permanecía sobre el mal.

Le habían enseñado a polarizarlo todo, lo bueno frente a lo malo, lo bello y lo feo, lo femenino y lo masculino, el odio y el amor, la razón frente al sentimiento…así que para ella enfrentarse a la realidad la sumergió en un mar de contradicciones  y decidió seguir escondida en aquel mundo de fantasías que durante tantos años le habían fabricado a su alrededor.

Decidió que la fantasía sería su realidad.

Durante muchos años vivió confinada en una casa de gruesos y altos muros, con unos grandes jardines, nada podían hacer sus padres para recobrarla.

Habían acudido a médicos y curanderos de muchos países sin el resultado esperado, así que optaron por dejarla vivir en su locura.

Para sus padres aquello era un acto de amor, allí al menos estaría bien; cuidada y vigilada para que no pudiera hacerse daño a sí misma. Pero y cuando ellos no estuvieran, ¿qué sería de su hija?

No obstante la realidad  avanzaba como si de una gran nube gris y oscura se tratara, impidiendo que la chica pudiera ver el sol por la