Mindfulness y Cambio de Vida

Mindfulness y Cambio de Vida

-¿Mindfulness me va a cambiar la vida?- pregunté el primer día que comencé a practicarlo.

Estamos haciendo un curso básico de Mindfulness en el trabajo y acudimos en grupo para practicarlo.

Nos quedamos sentados y observamos.

Un segundo, dos, tres…

Con todas las cosas que tengo que hacer

Lo intento, pero pienso en la cola de tráfico de vuelta a casa, recoger a los niños en el colegio, el informe que está por terminar y hasta dónde nos iremos de vacaciones en verano.

Yo no sirvo para esto, pero dice que hay que tener la intención y practicar y que iré notando cómo funciona con el tiempo.

Empezar con un minuto, luego cinco, diez…importa más la constancia en el tiempo que la cantidad de tiempo. Y yo lo que tengo la sensación es de que ES una pérdida de tiempo.

Resulta que a un biólogo John Kabat-Zinn que practicaba meditación se le ocurrió aplicarla  en grupos para afrontar el estrés, con tan buenos resultados que comenzaron a hacerse estudios a nivel científico de cómo la meditación y la práctica de Mindfulness modificaba nuestro funcionamiento cerebral.  Por ejemplo, se consigue una menor activación de la amígdala, el centro cerebral de las emociones, y este es el motivo de que reaccionemos menos o de forma diferente a lo que nos sucede.

Y, por supuesto, que se mejoran las relaciones laborales y la atención en el trabajo.

Nos puso el siguiente video:

 

Vamos, que lograremos mantener una atención de mayor calidad en nuestras tareas y así gestionar mejor el trabajo.

Pues si está comprobado con estudios científicos, ya parece que esté todo dicho…

-Es normal lo que te sucede- me dice la Psicóloga… que todos tenemos esta mente de mono o esa voz en la cabeza que no para y a la que Santa Teresa llamó: La loca de la casa. La cuestión está en observarla y llevar nuestra atención a lo que nos sucede en este momento: los sonidos, las sensaciones corporales, la tensión en el cuello, la respiración y volver a ellos cuando la loca aparezca intentando volver a conectar el piloto automático.

Sostener y acunar nuestra atención, dirigirla en la medida de lo posible.

Volver a ti, estés donde estés: en un atasco, cuando notes ansiedad, mientras realizas una tarea porque no la puedas entregar en el plazo indicado, antes de culpar de algo a tu marido o esposa o al compañero de trabajo y si tu hijo o hija no para de llorar.

-Mindfulness no te va a cambiar la vida,  pero hará que estés más atenta a lo que vives – me respondió la Psicóloga- cambiará la forma en la que reaccionas a lo que te pasa  y así, de forma indirecta, es posible que las cosas mejoren o se adapten más a quien tú eres y lo que quieres en tu vida y en tu trabajo.

-Ah pues si es así, pondré intención…-me digo muy seria y comprometida conmigo misma, como siempre que comienzo algo nuevo- lo tomaré como un reto, sabiendo que me va a ayudar a gestionar mis emociones y pensamientos y mi forma de afrontar el trabajo.

La Loca comienza a susurrarme y sonrío- Mira que eres pesada- le digo.

 

 

Rafaela Carmona

MundoMindful

Licenciada en Psicología y Experta en Mindfulness. Escritora y Creativa.

Mundo Mindful nació como un nuevo estilo de vida enfocado en el aquí y el ahora,  en la atención y en la creatividad que surge del momento.

Y enseñando aprendo.

El poder de la atención. Descarga nuestra Guía Gratis

alojamiento para wordpress
Cuando intentas cambiar y nada sucede

Cuando intentas cambiar y nada sucede

Cuando intentamos cambiar y nada sucede.

Actualmente todos hemos oído hablar y decir que el aprendizaje está ligado a la emoción y que, sin esta, memorizamos como loros. También sabemos del poder de la emoción y la memoria cuando vemos casos de personas con demencia senil o Alzheimer que al escuchar la música de canciones conocidas por ellas enseguida han recordado la letra cuando no pueden recordar lo que hicieron el momento anterior.

Nos dicen que no nos identifiquemos con nuestros pensamientos porque si así fuese en cuanto dejemos de pensar algo ya no seríamos lo que pensábamos, pasaríamos a ser esos otros pensamientos. ¿Podemos cuantificar la cantidad de pensamientos que tenemos al día? Entre 60.000 y 70.000 al día. Si nos identificamos con nuestros pensamientos entonces seríamos muchas personas al día.

Esto es mucho más correcto que creer que somos estructuras sólidas de pensamientos recurrentes de las que no podemos salir. Puede que haya etapas en nuestra vida que así sea y que un día te des cuenta de que han pasado años en piloto automático o modo zombi. Y esa sensación es tan extraña  y hasta dolorosa… De alguna forma, por patrones aprendidos, por inconsciente personal o familiar has ido creyendo en unos pensamientos más que en otros y en torno a ellos has establecido el “Yo soy así” y esto te daba seguridad, cierta estabilidad en este caótico mundo que no es más que un reflejo de lo que somos, de la inconsciencia en la que vivimos.

Si cada uno de nosotros decidiera abrir los ojos y elegir a lo que quiere prestar atención nuestra vida cambiaría en la medida en que somos nosotros los que damos poder y lo ponemos allá donde decidimos focalizar nuestra atención en cada momento.

No siempre y a cada segundo lo vamos a conseguir, pero sí que podemos hacerlo siempre que nos demos cuenta de que nuestra mente anda divagando o en automático o eligiendo de forma inconsciente o deliberada por pensamientos que nos dañan. No se trata de huir de ellos, no es eso; lo vemos, los reconocemos al darnos cuenta y voluntariamente les decimos o nos hablamos a nosotros mismos de otra manera. <<Acabo de veros, sé que estaba pensando esto o aquello, pero sinceramente prefiero focalizarme en estos otros>>. No buscamos evadirnos de los llamados pensamientos negativos, a los que les damos esa connotación que nada nos gusta ni les favorece; son pensamientos y listo.

Como reza la imagen . ¿Y si nada está mal?  Yo decido tener otros pensamientos porque esos no me han servido para conseguir estar o ser de cierta manera en mi vida. Me han acompañado X años y les he escuchado y atendido, pero en estos momentos decido hablarme de otra manera a mí misma. Focalizarme. Esto es despertar para mí o darse cuenta, ver lo que está sucediendo en tu cabeza de forma que lo puedas dejar pasar y no aferrarte a ello como si al soltarlo perdieras quién eres.

Eres muchas cosas y entre ellas lo que decides a cada momento atender. Es lo único que está en tus manos, es nuestro libre albedrío, nuestra libertad última y suprema. La vida son otras muchas cosas que no podemos controlar, somos dioses y diosas de lo que podemos decidir y atender a cada momento. ¿Te parece poco?

Entonces atendiendo al título de este post. ¿Qué crees que tendríamos que hacer cuando intentamos cambiar y nada sucede?

Si quieres seguir aprendiendo sobre creencias, pensamientos, mindfulness, hábitos  y  habilidades para empezar a cambiar o atender a lo que quieres hay mucho conocimiento disponible en libros, internet, talleres, conferencias…

Iré haciendo una serie de recomendaciones que pruebe y valore por mí misma.

En este caso una maravillosa conferencia virtual a la que ya he podido acceder para ver todos sus vídeos y no puedo más que aplaudir a la organizadora porque te empodera desde la mentalidad (nuestros pensamientos, creencia y emociones), pasando por las acciones que podemos tomar y abriéndonos muchas puertas en la era digital. Oportunidades de negocio  y de empezar a crear y construir lo que quieres para tu vida. Sin fórmulas mágicas y excelentes expertos en los temas.

¿Dónde decides poner tu atención?

Berto Pena da una breve píldora sobre la atención en una de las masterclass de esta conferencia virtual .

 

 

alojamiento para wordpress
Suscríbete a mi lista

Suscríbete a mi lista

Empieza a Atenderte para vivir una vida más plena

Ya estás dentro

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar