¿Cómo cambiar tu voz interior? ¿Cómo mejorar la forma en la que nos hablamos a nosotros mismos?

María no puede dejar de pensar en una situación que aconteció recientemente en el trabajo. Se sintió poco profesional  y ridícula.

Juan recuerda lo que le sucedió cuando era joven en una relación amorosa y cuando intenta conocer a alguien,  aunque han pasado muchos años desde aquello, no puede dejar de repetirse los mismos pensamientos y sentir emociones que le acompañaron.

Recrean esas situaciones  y las repiten en su mentes una y otra vez.

La voz interior y, a veces, la exterior les acompañan en ese círculo sin fin. Se dicen a sí mismos que son unos fracasados, que nunca encontrarán el amor, que les volverá a ocurrir lo mismo, si hubiera hecho esto o lo otro igual no hubiera sucedido, etc…

Están atrapados en una compulsión de pensamientos, palabras y actos.

Si no conseguimos darnos cuenta y parar, nos puede llevar a tener depresión, ansiedad…

¿Por qué suelen rumiarse los pensamientos angustiantes, los de fracaso, los llamados negativos y no los de consuelo, apoyo y cariño?

Ante situaciones de miedo o estrés ya sea físico o psicológico el cerebro está programado biológicamente para reaccionar manteniéndonos alerta y focalizados en esa situación; es su forma de protegernos. Pero nos arrastra y nos atrapa en esa situación hasta que sentimos que estamos fuera de peligro.

El miedo ante algo físico o externo pasa en cuanto desaparece lo que lo provoca; pero el psicológico permanece ante patrones de pensamientos, creencias, emociones que creemos que forman nuestro Yo, nuestra forma de ser.

Rumiamos, nos atacamos y mantenemos monólogos con nosotros mismos terribles, desvalorizantes.  Seguro que no le hablaríamos de esa manera a nadie.

Podemos detener esa compulsión. No será fácil porque llevamos muchos años haciéndolo de esa forma, pero es posible.

De hecho no va a desaparecer, no la vamos a eliminar. Lo que haremos es sustituirla o detenerla cuando nos demos cuenta de que nos encontramos atrapados en ese círculo eterno. Elegiremos hablarnos y tratarnos bien. Cambiar nuestra voz interior y la exterior.

Os traigo una sencilla práctica de autocompasión. Démosle a la palabra compasión la connotación positiva de apoyo, cuidado y cariño. De amabilidad.

Y recuerda: Tú decides donde poner tu atención.

 

MundoMindful es una forma de vivir.

 

El poder de la atención. Descarga nuestra Guía Gratis

alojamiento para wordpress

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar